Economía sostenible, la responsabilidad del consumo

5 October 2020

Lupa de economía sostenible

Una economía sostenible es aquella que apuesta por la responsabilidad en el consumo. Las empresas ecológicas son las protagonistas de esta economía que quiere disminuir la pobreza a la vez que lucha por un bienestar social. Energías renovables, creación de puestos de trabajo o puesta en marcha de acciones sociales son algunos de sus ejes centrales.

Qué es la economía sostenible

Se entiende por economía sostenible a ese grupo de factores productivos con los que cuenta un país que dan un valor social, económico y ambiental. Estos beneficios se consiguen a corto y largo plazo tanto en entornos cercados como más globales. Así es como define el diario Expansión este concepto del que habrás oído hablar en más de una ocasión.

La economía sostenible permite incrementar el bienestar, disminuir la pobreza y favorecer el progreso de las actuales generaciones sin perjuicio de las venideras. Aun así, el término tiene cierta polémica que pone en duda si la sostenibilidad económica es compatible con el crecimiento de un país, sus recursos y entorno.

Principios de la economía sostenible

Con el paso del tiempo, las personas cada vez se preocupan más de la economía sostenible. El consumo exagerado, las grandes diferencias sociales y las excesivas desigualdades sociales pasan factura al planeta. Para intentar minimizar los riesgos, empresas y personas trabajan en entornos colaborativos que se preocupan por el medio ambiente y la preocupación social.

Todas las actividades de una economía sostenible funcionan en torno a 3 principios básicos: ambiental, económico y sostenible. Estos puntos que rigen toda la teoría son los encargados de luchar para implantar:

Rasgos distintivos de economía sostenible

Si el mundo solo se centrara en los recursos que no son sostenibles, la escasez y el encarecimiento serían los siguientes pasos. Si se sigue el ritmo de los acontecimientos, los recursos se terminarán antes de que puedan ser generados de nuevo. Las características de la economía sostenible son:

1. Apuesta por la calidad de vida a través de la educación e innovación.

2. Preocupación por el medio ambiente para mantener la biodiversidad. La lucha contra el cambio climático y la reducción de la contaminación son los rasgos distintivos.

3. Fomento del uso correcto de recursos y firme apuesta para que sean regenerados de forma natural.

4. Reducir los recursos adquiridos mediante el impulso del reciclaje. Se tiene en cuenta la economía circular con la que se disminuyen los recursos nuevos.

5. Utilizar energías renovables para reducir contaminación y hacer que el entorno sufra menos las consecuencias.

Mundo sostenibleObjetivos de la economía sostenible

La ONU (Organización de Naciones Unidas) deja claro en su Agenda 2030 el compromiso para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible, que son 17. La agenda fue aprobada por los 193 miembros, España incluida. Los 15 siguientes años quedaron pues marcados por los principios económicos, medioambientales y de desarrollo social de la economía sostenible.

Tal y como publica Aldeas Infantiles, esta agenda estaba caracterizada por los 5 objetivos. No dejar a nadie atrás es la consigna principal de la economía sostenible. Los principios, que son los siguientes, priorizan a favor de los más necesitados a diferencia de lo que sucede con otro tipo de agendas económicas.

Terminar con la pobreza

Para poner fin a la pobreza, es necesario un pacto que luche por su disminución y la exclusión de los más pequeños. Es imprescindible impedir situaciones que vayan en perjuicio de las unidades familiares con rentas inferiores. Este plan debe marcar los pasos a seguir para evitar la exclusión, ofrecer ayuda económica y cubriendo prestaciones cuando hay menores a cargo.

Disminuir las desigualdades

Para que las diferencias sociales no sean tan acusadas en un marco de economía sostenible, se tienen en cuenta 2 aspectos:

1. Creación de estadísticas minuciosas sobre aquellos menores que pueden perder su cuidado parental.

2. Mejora de los sistemas preventivos que impiden medidas discriminatorias y de exclusión en menores que han crecido sin el cuidado de sus progenitores. También contemplan los programas que incentiven su presencia en el campo social, político y económico.

Lucha por la paz y la justicia

En un entorno de economía sostenible, es necesaria una Ley Orgánica que establezca medidas de restauración, detección de violencia y prevención. Las administraciones deberían implicarse para crear la estrategia completa que termine con la violencia. Además, se pretende garantizar el derecho de menor a ser oído y tomar parte de las leyes que los afecten.

Trabajo digno

Los hijos de padres trabajadores no deben quedarse sin cuidado y vigilancia para lo que es conveniente implementar políticas laborales. Además, dentro de una economía sostenible, hay que concretar las medidas para facilitar el acceso de los jóvenes al empleo y la formación profesional.

Enseñanza de calidad

Una sociedad que apuesta por la economía sostenible contempla la atención integral en el Primer Ciclo de Educación Infantil (0-3 años). Esta debe ser de calidad y su acceso igualitario para todos. El sistema educativo apuesta por la enseñanza de calidad e inclusiva por encima de todo.

En resumen, podemos recordar que la Ley de Economía Sostenible la entiende como un patrón conciliador de la economía, el medio ambiente y la sociedad. Es, en definitiva, una economía que fomenta la igualdad, la cohesión y el uso de recursos con cabeza. El objetivo: atender a las generaciones presentes y futuras.