El Euribor en la cuerda floja

18.02.2021

Euribor

Diciembre supuso un mínimo histórico para el Euribor, tipo de interés que se aplica entre bancos, situándolo en el 0,497%. La pandemia por COVID 19 no parece vislumbrar una recuperación económica a corto plazo, razón por la es muy probable que los intereses del Banco Central Europeo sigan bajos, según señala la OCU.

Con esta caída en picado, muchos bancos tendrían que aplicar intereses negativos en sus hipotecas. Ejemplo de ello son las que concedió ING de 2006 a 2008 con Euribor+ 0,33% u otras muchas que ofrecían hipotecas por debajo del 0,45% como Bankinter, OpenBank o Bankinter.

Intereses negativos en las hipotecas

La organización de consumidores dice que aplicar un tipo negativo de los intereses en un tiempo concreto no modifica el contrato del préstamo. Es decir, no supone que el prestatario se lleve intereses porque, si se calcula una TAE al comienzo del préstamo, será positiva siempre. Esto quiere decir que el cliente pagaría los intereses por una deuda en concreto.

Hipotecas euribor

Por su parte, la agencia encargada de la Unión para supervisar y regular el sector Europea (Autoridad Bancaria Europea) dejó claro que los bancos tendrían que pagar a sus clientes por aquellas hipotecas con intereses negativos una vez añadido el diferencial. Esto no tendría validez si hubiera alguna restricción legal del tipo que fuera.

Qué pasa en España

En España, la nueva Ley de Crédito Hipotecario, establece que el interés no podrá ser negativo, pero esa limitación solo afectaría a aquellos préstamos hipotecarios solicitados a partir de la fecha de entrada en vigor de la ley, 16 de junio de 2019, no a todos los anteriores.

La OCU quiere movilizarse para que el Banco de España establezca un criterio para aplicar este Euribor negativo para todas aquellas hipotecas firmadas antes de la fecha mencionada que excluyeran la cláusula suelo de un 0%. Ante esta reclamación, el banco alegó que excedía sus competencias, según deja claro la organización.

El paso que ha tomado la organización ha sido solicitar a las entidades bancarias que cumplan de manera voluntaria con lo contratado y apliquen intereses negativos cuando corresponda. De este modo, se evitarían reclamaciones que podrían dar paso a un proceso judicial