Qué son y cómo salir de las listas de morosos

8 October 2020

Listas de morosos

Las listas de morosos son unas bases de datos donde no te gustaría estar. Para salir de ellas, hay que cancelar las deudas. Así de simple. El hecho de que las entidades crediticias te incorporen a estos ficheros de solvencia patrimonial es una práctica habitual cuando se incurre en mora. Estas entidades lo utilizan para presionar al cliente a la hora de reclamarle sus pagos.

“Incurren en mora las personas que no han cumplido con las condiciones de contratación de determinado servicio o bien y están obligados por ley a hacerlo”, tal y como recoge el Código Civil. Pasar a formar parte de las listas de morosos es fácil, pero salir no, a menos que canceles tus débitos con terceros. ¿Estás en alguno? Por si acaso, toma nota.

Listas de morosos, una indeseable lista negra

La OCU explica que una lista de morosidad es un sistema de información crediticia que indica que quien está dentro no es fiable desde el punto de vista financiero. Antes de contratar un servicio o venderlo, las empresas o bancos comprueban que el cliente no sea parte de alguna lista de morosos.

Si resulta que sí está incluido en ellos, es probable que te rechacen ese crédito que necesitas con urgencia. Acciones tan simples como cambiarse de compañía telefónica o de luz, pueden complicarse si eres parte de las listas de morosos. Además, es probable que la Administración lo tenga en cuenta ante cierto tipo de solicitudes de la Seguridad Social o Hacienda.

Requisitos para estar en una lista de morosos

Todo esto ¿compensa? La respuesta es no. Antes de que te conviertas en uno más de la lista de morosos, la empresa a la que debes tiene que comunicártelo. También tiene que informarte del ejercicio en el Derecho de Acceso, Rectificación y Limitación en el Tratamiento durante los 30 primeros días después de que se notifique la deuda.

Los requisitos para estar dentro de una lista de morosos son los siguientes:

1. El acreedor es quien proporciona los datos.

2. La deuda debe ser cierta, exigible, impagada y vencida.

3. La deuda no puede haber sido reclamada por vía administrativa o judicial por el deudor.

4. La deuda no tiene que haber sido reclamada por un arbitraje de consumo.

5. Solo puede formar parte de las listas de morosos por importes a partir de 50 euros.

6. El acreedor debe advertir de que esto puede pasar en el momento del contrato.

7. Puedes estar 5 años en las listas de morosos desde la fecha de vencimiento de crédito u obligación que sea.

chica en lista de morosos

¿Hay errores en las listas de morosos?

Desgraciadamente sí. Más de uno se habrá llevado las manos a la cabeza al enterarse de casualidad de que forma parte de una lista de morosos. Usurpaciones de personalidad, fraude… hay distintas situaciones por las que personas que se creían tener un intachable expediente financiero ven sus vidas afectadas por actos delictivos.

En otras ocasiones, son los propios acreedores quienes incluyen a clientes en las listas de morosos sin cumplir con los requisitos antes mencionados. Si tu caso es alguno de ellos, debe comunicarlo rápidamente y si han utilizado tu nombre para operaciones que desconoces, tienes que denunciar ante la policía.

Estás dentro de una lista morosos, ¿cómo sales?

1. La opción más eficaz es pagar la deuda. Una vez hecho, solicita que cancelen tus datos de la lista de morosos. Además de pedirlo, asegúrate de que lo hacen. Deberás entregar el justificante del pago y una copia de tu DNI.

2. Reclamando la deuda ente la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

3. Si la deuda es falsa porque es un error o no cumple requisitos, tienes que solicitársela al titular y este responder en 30 días. Si no lo hace, denúncialo ante la AEPD y abrirá un expediente. Este plazo se amplía a 2 meses en situaciones excepcionales.

4. Si la deuda es un error, reclama por la vía judicial. Podrás pedir compensación por daños morales o económicos y usa el argumento de la intromisión del Derecho al Honor como afectado.

Qué listas de morosos existen

Las listas de morosos no son infinitas, pero hay más de una. CIRBE, Experian, RAI… Te dejamos una con los más habituales, según la Organización de Consumidores y Usuarios. Tu descrédito personal puede verse afectado si tu nombre y apellidos salen en alguna de estos.

1. Equifax. Recoge deudas sin pagar de carácter financiero, como teléfono o electricidad.

2. Asnef. Se encarga de recopilar impagos de entidades financieras.

3. FIJ. Agrupa las deudas de Hacienda, Seguridad Social o Ayuntamientos. Se sacan de boletines oficiales y un ejemplo son las multas de tráfico.

4. Badexcug. Los nombres de esta lista de morosos proceden de bancos, financieras, cajas, o cooperativas de crédito.

6. FIM. Esta lista de morosos es muy limitado e incompleto, según la fuente consultada. Recoge los alquileres impagados y los datos han sido proporcionados por empresas gestoras de esas viviendas o por los propietarios.

No tener deudas pendientes es la situación ideal que querrías en tu vida, pero a veces las situaciones te obligan a pedir prestado. Cuando solicitas un crédito, es importante asumir el compromiso de su devolución para que no lleguen las sorpresas. Una de ellas es estar incluidos en las listas de morosos, que supone una mancha en tu historial.