Procrastinar: no dejes para mañana…

05.04.2021

Procastinar

¿Alguna vez te has visto en la situación de aplazarlo todo sin razón aparente? Por pereza, vagancia o por un “qué sé yo” tu lista de cosas por hacer se ha visto pospuesta en un sinfín de ocasiones. Te comunicamos que es eso es procrastinar.

Etimológicamente hablando, la palabra surge de añadir el adverbio “cras”, que significa mañana, al prefijo “pro”. Dejar para el día siguiente, posponer o aplazar son pues sus mejores sinónimos. Este verbo se asocia en la mayoría de las ocasiones a la pereza.

El procrastinar se va a acabar

Esta conducta no solo aparece en asuntos laborales; la vida privada también puede verse afectada por esto de no acabar las cosas en el momento. Este comportamiento que te lleva a tener siempre tareas pendientes tiene consecuencias negativas que es mejor evitar.

Entonces, si tiene consecuencias negativas ¿por qué se hace? Detrás de la procrastinación está la ansiedad, el temor a fallar, las exigencias con uno mismo, el intento ser perfecto o la falta de confianza en uno mismo.

Aunque pueda parecer que con posponer todo se resuelve, luego llegan las acumulaciones y el estrés por exceso. En algunas ocasiones, se añade la culpa por no haber hecho antes las cosas pendientes y se pierde eficacia en la ejecución.
Procastinar

Claves para dejar a un lado el procrastinar

El Gabinete de Psicología y Psicoanálisis Psico Abreu establece 7 puntos clave para dejar de procrastinar. Intentarlos no está mal, sobre todo, para que esta acción no se convierta en una costumbre que te dé más penas que alegrías. Ahí van:

1. Si una de las tareas que tienes pendiente la puedes hacer en 2, 5 o 10 minutos, hazla. No la pospongas ni la planifiques para más adelante. Una lista con miles de cosas pendientes desmotiva.

2. Una vez hecha, date un homenaje. Las pequeñas recompensas se agradecen y ayudan a no procrastinar.

3. La organización es vital porque te ayudará a poder establecer prioridades, hora, fecha y tiempo dedicado.

4. Di “no” a las distracciones. Móvil, televisión, ambiente de trabajo… sea lo que sea que te hace desviarte de tu foco de atención, debes eliminarlo hasta completar la tarea.

5. Si necesitas hacer una pausa antes de seguir con tus obligaciones, hazla. Descansa y luego retómalas con más fuerza.

6. Intenta no ser perfecto en todo. Tu meta es acabar; no establecer un método de autoexigencia que te impida seguir adelante.

7. Haz que todos estos puntos clave sean para ti un hábito. De este modo, te saldrán casi sin darte cuenta y eso de procrastinar pasará a la historia.

Si necesitas dinero para situaciones puntuales, deja de procrastinar la solución. Wandoo te ofrece préstamos online de hasta 850 euros si repites y hasta 230 si es la primera vez. Esta cantidad puede oscilar dependiendo de cuándo lo pidas, así que siempre mira la calculadora de la web.