Salas de ira, ¿sabes lo que son?

09.11.2021

Salas de ira

Seguro que alguna vez has sentido que la ira invadía tu cuerpo y se te ha pasado por la cabeza alguna escena de película donde el protagonista daba golpes a diestro y siniestro. Si esto nunca te ha pasado, mejor, es una señal de que controlas tu temperamento o no tienes nada en tu interior que despierte este pecado capital.

El caso es que la pandemia ha fomentado un nuevo negocio, las salas de ira, unos locales de “esparcimiento” en los que puedes acudir con el único propósito de romper todo lo encuentres a tu paso. El objetivo: que todo eso que llevas dentro salga en un sitio seguro y habilitado para tal efecto. ¿Será este un negocio rentable?

Orígenes de las salas de ira

La primera sala de ira (anger room) surgió en Dallas en 2008 gracias a Donna Alexander, una joven que veía en esto de romper cosas el negocio de su vida. Tanto fue así que dejo su trabajo para dedicarse en cuerpo y alma a que la gente pudiera sacar su agresividad y ella, a su vez, hacer de esto su forma de ganarse el pan de cada día.

El funcionamiento original de esta sala era muy sencillo: reservabas local, pedías música, te ponías todo el equipo de seguridad y elegías una herramienta de destrucción. Existía un protocolo bien elaborado y muchas cámaras para vigilar que nada se saliese del guion no fuera a ser que la emoción te pueda.

Un negocio fallido

En la habitación reservada encontrabas muebles de diverso tipo: televisiones, sillones, platos, maniquíes… que se reciclaban de otras sesiones o se recibían por donación. Por 25 dólares los 5 minutos podías destrozar todo lo que se interpusiese en tu camino y, si querías un escenario completamente personalizado, la cifra ascendía a los 500 dólares.

Hombre en sala de ira

Pero la suerte no acompañó mucho a Donna y en 2018 el negocio se cerraba por un trágico acontecimiento. La joven fue asesinada por su expareja, tal y como puedes ver en el Facebook de Anger Room, y el legado quedaba legalmente suspendido. Después de esto, surgieron adaptaciones de este peculiar modo de liberar el estrés.

Adaptación española

En España, se conoce como la habitación de la rabia y se incluye dentro de Axerum, un centro de ocio en Barcelona destinado a muchas más actividades que romper cosas. Pero vale, si tu interés sigue siendo ese, podrás destrozar distintos tipos de objetos de forma segura y aliviar tu ira o desestresarte.

Si te estás preguntando cuánto dinero cuesta esta diversión, tienes dos paquetes de 30 y 60 euros (por pareja) en función de lo que quieras destruir. El precio incluye las protecciones y las herramientas con las que golpearás y es más elevado cuantos más elementos incluyas y cuanto más grandes sean estos.