Puedes vivir sin usar suavizante para la ropa

23.09.2020

bote de suavizante para la ropa

El suavizante para la ropa es en muchos hogares españoles un básico imprescindible. Si se te acaba, lo apuntas en la lista de la compra como alma que lleva el diablo, pero muchas veces por inercia. Si dejarás de utilizarlo, comprobarías que no es algo vital para tu vida y menos para tu bolsillo. ¿Te has parado a pensar si de verdad te compensa utilizarlo?

Después de leer el minucioso análisis de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) sobre el uso de suavizante para la ropa, pasaremos a señalar los mitos y realidades en torno a este producto habitual en los carros de la compra. Es importante que quede una cosa clara, ¡malos no son!, pero si inicias una campaña de ahorro en tu hogar, te sirve como consejo.

De qué está compuesto el suavizante para la ropa

El suavizante para la ropa no es otra cosa que un tipo de detergente, pero que no limpia. Manchas no te va a quitar, pero obtendrás un buen olor en la ropa y esta quedará más suave. Esto se debe a sus sustancias tensioactivas catiónicas que se pegan a los materiales con el objetivo final de perfumar y suavizar.

Aunque el suavizante para la ropa no es perjudicial para la salud, sí hay que evitarlo si se tiene dermatitis atópica o pieles muy sensibles. La mayoría incorpora sustancias alergénicas que si tienes problemas dermatológicos es mejor evitar. Además, no son precisamente ecológicos debido a los componentes químicos que incorporan y perjudican al medio ambiente.

Este estudio señalado hizo un análisis de 12 suavizantes para la ropa distintos para poder valorar 4 aspectos: capacidad suavizante, duración del perfume y componentes alérgenos. Los resultados fueron examinados por 40 especialistas tras lavar 20 toallas de algodón sin estrenar. Emplearon la dosis indicada en el envase y cotejaron resultados con 2 tipos de suavizante.

Pros y contras del suavizante para la ropa

Las sustancias tensioactivas mencionadas no sirven igual de bien para todos los tejidos. Mientras que con el algodón, lino o cáñamo cumplen sus funciones suavizantes, con las fibras sintéticas y naturales no. Teniendo en cuenta que la mayoría de la ropa tiene poco contenido en celulosa y mezclan fibras, se estaría en el segundo supuesto.

Ventajas del suavizante para la ropa

  • Suavizan.
  • Perfuman.
  • Útil en ropa de cáñamo, lino o algodón.
  • Acabado más agradable en la ropa.

Inconvenientes del suavizante para la ropa

  • Tiene componentes alergénicos a tener en cuenta en pieles sensibles.
  • Poco ecológico.
  • Es un gasto extra.
  • Poco efectivo en fibras naturales (cachemir o lana).
  • Nada efectivo en fibras sintéticas (poliéster o poliamida).
  • No limpia.

Realidad y ficción sobre el uso de suavizante para la ropa

Para que sepas distinguir los falsos mitos de las realidades en cuanto al uso del suavizante se refiere, te hemos preparado una pequeña lista para que la publicidad no te dé gato por liebre. Estos datos están extraídos de la investigación de la organización de consumidores, cuyo estudio completo puedes descargar en su web.

chica compra suavizante para la ropa

Verdades sobre el suavizante para la ropa

1. El uso de secadora aumenta el suavizante para la ropa porque cuanto más calor reciba más esponjosa se quedará.

2. No se recomienda en ropa de microfibra o impermeable porque puede ser contraproducente para sus funciones.

3. Reducen la absorción y los materiales de rizo (toallas, albornoces, trapos) secan menos.

4. El planchado es más fácil especialmente en ropa de algodón. El tiempo de plancha se disminuye entre un 10-15%.

5. Disminuye la carga de electricidad estática de los tejidos, sobre todo sintéticos.

6. La ropa se arruga menos.

Mentiras sobre el suavizante para la ropa

1. Perjudica la piel. Esto es falso, pero aquellas personas con pieles atópicas, sobre todo niños, deben consultar con el dermatólogo o pediatra. Sus perfumes sí podrían causar alergias en las pieles más sensibles.

2. Las aguas duras disminuyen su eficacia. A fecha del estudio no se encontraron diferencias notables en los tipos de agua relativas al poder suavizante y aromático.

3. Cuanto más suavizante pongas, mejor. Nunca te pases de la dosis recomendada por el fabricante. Además de no aumentar sus efectos, conseguirás todo lo contrario. El suavizante para la ropa está muy concentrado y manchas indeseadas son algunas de las consecuencias de excederte con la dosis.

4. La ropa seca más lento. Se use o no suavizante, la ropa secada al aire no tiene tiempos de secado distintos. En la secadora se acorta un poco.

Opciones de suavizante para la ropa

Ya conocidas las ventajas, los inconvenientes, lo que es verdad y mentira sobre el uso de suavizante para la ropa, examinaremos los tipos que existen. Independientemente de cuál sea su presentación, el suavizante para la ropa mantendrá su duración y aroma, que nada tiene que ver con el hecho de suavizar.

Formatos disponibles en suavizante para la ropa

Azul, blanco o rosa, el suavizante puede ser de distintos colores según su aroma. Los formatos, sin embargo, solo son de 3 tipos, por lo menos en los comercios españoles. Toma nota:

1. En toallita. Están especialmente pensados para echar en la secadora. Solo hay que meter una toalla encima de toda la ropa una vez metida en la secadora. Más cómodo imposible.

2. Líquidos. El clásico por excelencia. Solo hay que verter la dosis indicada en el envase dentro del compartimento de la lavadora habilitada para el suavizante.

3. Granulados o en cristales. Se añade al principio del lavado con el detergente o se mete dentro del tambor.

Una vez leído este post, ya es decisión tuya si seguir o no usando suavizante para la ropa. Ten en cuenta que hay diferencias de precio considerables entre marcas blancas y nombres comerciales. Desde la OCU sugieren que los suavizantes para la ropa más baratos son los de Alcampo, Eroski, Mercadona, Lidl, Ahorramás y El Corte Inglés.